Deja de fumar sin ansiedad
TABACO STOP - FORMADOR

Mi nombre es Jesús Gutierrez. Dejé de fumar en el año 2001, después de haber fumado durante 28 años.

Mi vida profesional ha estado ligada a la empresa. Soy licenciado en Periodismo, MBA en Dirección de Empresas y MBA con especialidad en Marketing. Me he dedicado profesionalmente al desarrollo de negocio, a la dirección de empresas y a la formación y selección de personal.

Cuando hablamos de exigencias, ansiedad y estrés, tengo una experiencia directa muy en línea con lo que cualquier persona puede estar sintiendo en su vida personal o profesional. A principios de los 90 estaba muy preocupado por mis dolores de espalda y por mi ansiedad. En búsqueda de soluciones empecé a practicar relajación, respiración, bioenergética, antigimnasia, educación postural, etc. Tuve la suerte de contar con la ayuda de excelentes profesionales y avancé realmente en el conocimiento y en la solución de mis síntomas.

Seguí fumando con bastante intensidad y ni siquiera me planteaba dejarlo. En el 2001, ya llevaba meses racionalizando lo que suponía el tabaco en mi vida. Básicamente: PERJUDICAR GRAVEMENTE MI SALUD Y GASTAR DINERO.

DEJÉ DE FUMAR. De repente lo decidí un día del que recuerdo perfectamente la situación, mis emociones y mis pensamientos. Se me ha quedado grabado porque fue un gran paso personal, como lo es para todo fumador. Fue una decisión firme, fulminante e imprevista.

LA ANSIEDAD y la preocupación por no conseguir mi objetivo aparecieron muy pronto. En esos momentos difíciles pude identificar cómo funcionaba el síndrome de abstinencia y cómo se generaba la ansiedad. Entonces me llegó la intuición. Encontré una clave, una especie de piedra angular para dejar de fumar sin sentir ansiedad.

Me resultó más fácil de lo previsto dejar de fumar, aunque, que nadie se engañe, no estuvo exento de esfuerzo. No conté con la ayuda de nadie, ni de libros, ni de ningún material de apoyo, ni utilicé fármacos, hipnosis o productos para reemplazar a la nicotina. Pasé a formar parte de esa estadística que sitúa entre un 3 y un 5% el porcentaje de personas que logran dejar de fumar por sí solas.

Conté mi experiencia y la forma en que había afrontado la ansiedad y las dificultades que entraña dejar una ADICCIÓN. Varios médicos y psicólogos valoraron muy positivamente mi planteamiento y esto me animó a ayudar a otros.